lunes, 13 de enero de 2014

Un enano en Texas

Allí estaba un enano en Texas cuyos testículos herido y le dolía casi todo el tiempo. El enano fue al doctor y le dijo acerca de su problema. El doctor le dijo quitese sus pantalones El enano dejó caer sus pantalones. El doctor le puso de pie sobre la mesa examinadora y comenzó a examinarlo. El doctor puso un dedo en su testículo izquierdo y dijo el enano a girar su cabeza y tos, el método habitual para verificar si una hernia.

"¡ Ajá!", murmuró el doctor y como le puso su dedo bajo el testículo derecho, preguntó el enano tos otra vez.

"¡ Ajá!" dijo al doctor otra vez y alcanzaron sus tijeras quirúrgicas. SNIP-snip-snip-snip del lado derecho, luego Recorte-Recorte-Recorte-snip en el lado izquierdo. El enano estaba tan asustado que era miedo de mirar, pero señaló con asombro que los recortes no se lastimó. El doctor dijo entonces el enano para caminar alrededor de la sala de examen para ver si aún duelen los testículos.

El enano era absolutamente encantado mientras él caminaba y descubrió que sus testículos estaban ya no me duele.

El doctor dijo: "Cómo se siente ahora?" El enano respondió: "doctor perfecto y yo no siento nada. ¿Qué hiciste?"

El doctor respondió: "Le corté dos pulgadas de la parte superior de las botas de cowboy".

No hay comentarios:

Publicar un comentario