martes, 29 de octubre de 2013

HUMOR JUDIO

                                                                      

- Viste Rebeca, Sarita tiene 35 años y nunca tuvo un novio, debería buscar un psicólogo.- ¿Un psicólogo, abogado, ingeniero, contador... lo que venga.
En una reunión Samuel se acerca a Jacobo y le dice que quiere hablar con él.- Boino, decime que pasa.- No, aca no; vamos a otro lado porque te lo quiero decir a vos solo y no quiero que los demas se enteren. Se apartan del grupo de amigos y Samuel le dice:- Necesito $ 1.000 para cubrir el banco.
Jacobo le contesta:
- Quedate tranquilo yo no se lo voy a decir a nadie.

Dialogo entre Samuel y Jacobo, con otro enfoque
- Necesito $1000 para mañana sin falta y no tengo ni idea de donde sacarlos!- Que susto pensé que ibas a pedirmelos a mí.
- Señor Jacobo, lo llamo de la Cía. Financiera Trust & Bankers para comunicarle que tenemos en nuestra cartera un pagaré de $10.000 que vence la proxima semana.- Y yo te comunico que no pienso pagar.
A la semana vuelven a llamarlo y le dicen:
- Señor Jacobo, hoy vence el pagaré tiene que pasar por nuestra oficina a pagar.- Ya te dije que no pienso pagar.- Señor Jacobo, tiene que pagar porque usted firmó.- Y yo te dije que no voy a pagar... y mi palabra vale mas que la firma.
Rebeca se quejaba y le decía a Jacobo:- Vos nunca me compraste un anillo!- Perdoname, Recién me entero que vendés joyas...


Se murió Rebeca y en la lapida decía:
”Vieron que era grave?”


Sara dice a Jacobo: - Llegó carta de Samuelito desde Nueva York!. Hay dos noticias, una buena y otra mala; cual queres oir primero?- Primero la mala...- Samuelito es gay...- y la buena...?- El novio es médico!!!

Jacobo está cenando solo en Lola’s.
Pasa Samuel y le dice
- Jacobo me dijiste que tú negocio anda mal ¿y te veo comiendo acá, en un restorant tan caro?- Si, pero antes podía venir con Sarita y los chicos!.
- Tátele, estoy aburrido...- Boino, andá al living y mirá la tele.
Media hora después...
- Tátele, sigo aburrido.- Boino, está bien, prendela.


Iankel y Jaim van a Nueva York y fueron a comer a un restorán chino Kosher en el viejo East Side.
Se sientan a la mesa y el mozo chino se les acerca y les habla en Idish.
No pudieron creer!
Cuando se acercaron a la caja para pagar, felicitaron al dueño por el mozo chino que habla Idish.
- Shhh, no lo digan en voz alta -respondió el dueño- él cree que le estamos enseñando a hablar inglés...

No hay comentarios:

Publicar un comentario